Vírgen del Rosario del Talquito

El 22 de diciembre de 1936 se asocia a la memoria de Nuestra Señora del Rosario del Talquito, aparecida en la población de Jajó, Estado Trujillo - Venezuela, en el hogar de la familia Araujo Bencomo durante la preparación del tradicional pesebre. La Srta. Digna Rosa quien se encontraba en la casa de la Sra. Teresa Chaparro de González preparaba el talco, material laminado muy brillante que se colocaba para iluminar el pequeño pueblo de Belén en ese momento, se fijó que en una de esas láminas se encontraba prodigiosamente la imagen de la Madre de Dios, Nuestra Señora del Rosario. Sorprendida y silenciosa guardó el hallazgo, con el transcurrir de los días no pudo contener más el secreto y lo reveló a su patrona, Doña Teresa. La noticia se corrió por todas partes de inmediato y fue extendida hasta el Párroco de Jajó, Presbítero Eloy de Jesús Viloria. El 3 de enero de 1937 llega a nuestro pueblo de Jajó el Arzobispo de la Arquidiósesis de Mérida, Monseñor Acasio Chacón, para impartir el sacramento de la Confirmación y fué notificado de tal maravilla, quedando profundamente conmovido y asombrado. La virgen fue transladada a Mérida por la Sra. Teresa Chaparro de González, donde fue colocada en un relicario de plata para su posterior retorno en peregrinación con el Padre Viloria y toda la feligresía de Jajó. Desde entonces, el 22 de diciembre de cada año, se celebra la fiesta solemne de Nuestra Señora la Virgen del Rosario del Talquito y el último sábado del mes de enero de cada año, se hace una caminata de peregrinación hasta Durí, donde se encuentra el santuario de la Vírgen del Rosario de Durí, aparecida en 1777, la peregrinación lleva ya más de 15 años y asisten habitantes de las poblaciones vecinas de Jajó como Durí, Tuñame, Montero, La Quebrada, Las Mesitas entre otros.